Hablemos de IA (Inteligencia artificial)


Publicado el 05-10-22
No me gusta hablar de cosas sin tener mucha idea de ello. Pero creo que el tema es tan apasionante que en esta ocasión podemos solo lanzar unas ideas al aire y ver qué pasa. Es precisamente de eso de lo que va todo esto. De lanzar ideas para esperar un resultado generado por una IA.

La aceleración que lleva el desarrollo de esta nueva área de conocimiento es brutal. Hace solo seis meses del lanzamiento de la primera versión de DALL-E y mes y medio desde que se lanzó Stable Diffusion, dos de los principales actores en lo que a generación de imagen por IA se refiere. Pero en estas últimas semanas se están sucediendo las noticias de otros muchos proyectos, como la generación de vídeo por parte de Meta AI o los renderizados 3D de NeRF y hoy mismo se suma Google mostrando que también puede generar vídeo si quiere.

Entre todo este WOW, hemos intentado pararnos a pensar un poco y por eso este artículo. Sin duda el futuro es apasionante, pero la progresión va tan rápido que se están dejando de lado muchas cuestiones éticas, como los derechos de imagen, intelectuales o los sesgos de todo tipo. Ese tipo de cuestiones fueron las que más preocuparon sobre la IA a sus teóricos precursores. Además, por supuesto, de las versiones apocalípticas de que se vuelva contra nosotros si no tiene una base inamovible de no agresión hacia las personas.

Aunque DALL-E salió con ciertas limitaciones hacia los derechos de imagen, pronto apareció Stable Diffusion para llenar ese hueco. Y todo el mundo se puso muy contento de que le quitaran por ejemplo, la limitación de crear imágenes con fotos de famosos. Como son solo famosos, ¿verdad? Lo malo, es que los famosos también son personas y tienen sus derechos. ¿Te gustaría que se utilizara tu imagen o la de tus hijos, para generar imágenes con alto contenido sexual o violento? Pues esa es una de las cosas que se está permitiendo ahora mismo con algunas IAs recién salidas del horno. También se da el caso de artistas o empresas creativas con un estilo reconocido, como Studio Ghibli, que están viendo como entre los pronts (las instrucciones que se le da a la IA para que genere la imagen) más habituales está su nombre, con lo que eso puede significar, a la larga, en pérdidas por la imposibilidad de controlar la explotación de la imagen de marca.

También hay un problema importante con los sesgos. Al basarse en data sets donde prima la estandarización de las ideas, pronto se llega a ideas globales nocivas, donde se pierde la diversidad a pasos forzados. Por ejemplo, ¿qué tipo de imagen te devuelve una IA a la que le pides que te genere "A doctor smiling"? Un hombre blanco con un estetoscopio en el cuello, sonriente, eso sí.

Imagen generada por IA Stable Diffussion: a doctor smiling


Imagen generada con Stable Diffussion con el pront: "a doctor smiling"


Sin duda, las IAs van a cambiar el modelo de las industrias creativas. Hemos alimentado suficientemente a la máquina global (léase Internet), para que ya no nos necesite para crear contenidos nuevos. Ya se pueden generar imágenes de todo tipo y estilo, ilustraciones, vídeos, crear 3Ds a partir de unas pocas fotos, crear modelos en 3D solo con pronts, decorar habitaciones en diferentes estilos, crear prendas de ropa, escribir cuentos, libros, posts para redes, artículos para periódicos, titulares... hasta monólogos de Seinfield. Internet es en gran parte contenido creativo y las IAs se han aprovechado de ello para desarrollarse primero en este campo y por lo que parece, no se ha mirado demasiado la legalidad de algunos data sets. Todo este tema debería de ser revisado cuanto antes, por mucho que moleste o pique al que quiere hacer la vista gorda por su propia comodidad.

Por mi parte, creo que nuestro trabajo no peligra de la noche a la mañana... Cambiará, eso sí, y nos tendremos que adaptar como nos hemos ido adaptando desde que empezamos en esto. Por poner un ejemplo, yo empecé con el 3D Studio ejecutado en DOS. Era un programa maravilloso y en ese momento me encantaba el 3D, pero cuando ya estaba un poco quemado de lo laborioso que era, me enteré de que habían sacado los escáneres 3D. Así que de la noche a la mañana, dejé de hacer 3D y me enfoqué en otras cosas. Sin embargo, hoy en día todavía hay modeladores 3D e incluso sigue existiendo el 3D Max. De esto han pasado mas de 20 años y toda la revolución de la expansión de Internet a nivel global, nada menos. Mi trabajo fue por otros derroteros, pero si hubiera seguido con el 3D todavía podría dedicarme a ello, seguramente.

Imagen generada por IA Stable Difussion:Kanagawa wave Van gogh style

Imagen generada con Stable Diffusion y el pront: "Kanagawa wave by Van Gogh".


Es decir, que aunque la progresión es exponencial, para crear una imagen estilo Studio Ghibli todavía se necesita de la existencia previa de Studio Ghibli. Lo mismo con los monólogos de Seinfield, las obras de Van Gogh y toda la base creativa de la que goza la historia de la humanidad. La IA es inteligencia, pero ¿es también creatividad?

Personalmente, veo a la IA con una tremenda curiosidad. Me interesa mucho lo que se vaya a crear para facilitar y mejorar nuestro trabajo, sigo de cerca su desarrollo y pruebo cada cosa que sale. Pero lo que más me ilusiona es pensar que si este desarrollo exponencial está ocurriendo con la imagen y texto, ¿va a avanzar igual en otras áreas? Hace tiempo (un año o así), leí algo sobre una iniciativa para detectar cánceres y problemas cardiovasculares, gracias a data sets. Según ponía, en las primeras pruebas, la IA detectaba mucho mejor los problemas que el ojo experto del médico. ¿Dónde están esas tecnologías? ¿Por qué no las vemos todavía en nuestro día a día? Quiero menos vídeos de osos de peluche pintando o elefantes nadando y más aplicaciones que mejoren nuestras vidas de verdad. ¿Me estás escuchando, HAL?


Jorge Tarazona
Director PORTFOLIO





Volver al Blog